Crema de verduras otoñal

diciembre 07, 2017 Mi vida en color verde 0 Comments


¿Ya se nota el frío, verdad? Y si sois como yo, ha llegado la hora de preparar sopas y cremas ricas prácticamente a diario.

Cuando hago cremas, normalmente no suelo repetir receta, ya que suelo utilizar las verduras que tengo por la nevera a punto de ponerse malas, pero esta vez me ha quedado especialmente rica y he querido anotar los ingredientes y compartir la receta con vosotros.

Ya veréis qué sencilla y qué rica queda...además he usado alguna especia que no suelo utilizar otras veces en este tipo de cremas, y desde mi punto de vista le da un toque "otoñal" a la receta muy rico.



Ingredientes:

1 coliflor entera (si es de tamaño muy grande, sólo la mitad)
2 boniatos de tamaño mediano
2 zanahorias grandes
1 calabacín pequeño (sin piel)
1 cebolla grande
1 litro de caldo de verduras
Especias (cúrcuma, jengibre y canela)
Sal al gusto

Extras:
Levadura nutricional
Semillas de sésamo

Preparación:

Como os comentaba, la receta es sencillísima y yo me complico la vida lo menos posible cuando preparo este tipo de cremas. No debería de llevaros más de 10 minutos ponerla en marcha.

Empezamos caramelizando la cebolla picadita en un fondo de aceite de oliva virgen extra (si no queréis usar aceite, podríais incluso hacerlo con un pequeño fondo de agua e hidratando la cebolla poco a poco). Cuando ya empiece a caramelizar (suele tardar unos 5 minutos a fuego lento), añadimos todas las especias a la mezcla. En este caso he utilizado una cucharada sopera de cúrcuma, una cucharada sopera de jengibre y una cucharada sopera de canela. Estas dos últimas le darán a la crema ese toque otoñal del que os hablaba, mezclando el toque picante del jengibre con el dulzor de los demás ingredientes y la canela.

Terminamos de caramelizar la cebolla junto con las especias y directamente añadimos el resto de ingredientes bien picaditos (podríais añadirlos también en trozos grandes, pero entre que se carameliza la cebolla, podéis ir picando todo lo demás en trozos pequeños, así terminarán antes de cocer).

Finalmente, añadimos 1 litro de caldo de verduras previamente calentado en un cazo (las opciones son muy variadas y hay diferentes marcas en el mercado). También podríais hacerlo vosotros casero...en este caso, yo he utilizado el de la marca Herbamare, ya que me parece el más rico.

Cocemos todo a fuego medio hasta que los ingredientes estén blandos (yo lo paro cuando el boniato está cocido, ya que es lo que más tarda de todos los ingredientes). 

Una vez listo, pasamos por la batidora.

Cada uno tiene sus gustos, a mí personalmente me gusta que quede más líquido que espeso...digamos con textura más de crema que de puré. Como el caldo de verduras lo tendréis que calentar en un cazo aparte, si queréis una textura más espesa, siempre podéis añadir menos cantidad de caldo y una vez ya pasado por la batidora, añadir algo más poco a poco para darle una textura más ligera.

Una vez se temple un poco, podéis probarlo y corregir el punto de sal. Normalmente yo solamente añado una pizquita al final, ya que el caldo de verduras suele darle el toque perfecto.

¿Toque final para hacer la crema incluso más rica?

Una vez servido en el plato, yo añado una cucharadita de levadura nutricional y semillas de sésamo. En este caso, os quiero recomendar las de la marca Ecoriginal, que vienen caramelizadas y en distintos sabores. Para este plato, he utilizado las de cebolla y tomate y le va perfecto.

Como podéis ver, no siempre hay que complicarse en la cocina para hacer platos ricos. Espero que la probéis y que os guste ese toque otoñal que he intentado darle.

Como siempre, si probáis la receta, espero vuestras fotos y comentarios por Instagram, donde también estaré para resolveros cualquier duda.

¡Un abrazo!


También te puede gustar...

0 comentarios: